Y luego de la muestra de «músculo», que la semana pasada hiciera el Cártel Jalisco Nueva Generación, en diversos municipios de Michoacán, con presencia de convoyes, ejecuciones, enfrentamientos, balaceras, y hasta colocación de mantas, se podrá seguir diciendo qué tal organización criminal, liderada por Nemesio Oseguera «El Mencho», tendrá presencia en el estado, «sólo por franquicias».

El desafío a las autoridades estatales y federales, es claro, y la muestra fue el video difundido en redes sociales, en el que se observa un convoy de cerca de medio centenar de camionetas, repletas de hombres fuertemente armados, que presumen su ingreso a Zamora, la tercera ciudad más importante del estado, para sembrar el terror entre la población, sin que autoridad alguna pudiera detenerlos, pero hecho similar ocurrió en Uruapan, la semana pasada, donde integrantes ese grupo masacraron a sus contras, Los Viagras, en un enfrentamiento registrado en la zona urbana, donde también hubo presencia de varias camionetas con rótulos de ese Cártel.

Apenas un año atrás, en marzo de 2018, el gobernador del estado, Silvano Aureoles Conejo detallaba en una entrevista para el periódico Cambio de Michoacán, que el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), no estaba en territorio michoacano, sino que hacía presencia mediante franquicias.

“En realidad, el Cártel de Jalisco aquí tiene presencia a través de embajadores, pero no controla un territorio, sí un solo municipio que no mencionaré por razones obvias, lo tienen controlado, y fuera de ahí andan haciendo lo que saben hacer”, detalló en esa entrevista realizada por el periodista Samuel Ponce.

Luego de estos hechos, ¿se podrá seguir diciendo eso?

Cabe recordar que luego de los hechos violentos de Uruapan y Zamora, el propio gobierno estatal reconocía que el problema era grave y exigía la presencia inmediata del gobierno federal, a través de la Guardia Nacional para atender la situación.

Parece momento de que las autoridades deben reconocer que esta organización criminal tiene seria presencia en la entidad y que de no actuar, de manera inmediata, podría traer consecuencias graves.