Rebeca Hernández Marín/La Balanza

Morelia, Mich., 5 de mayo de 2017.- La violencia con la que se cometen delitos como asaltos, robos a casas habitación o robo de vehículos es creciente y ya no se trata solo de despojar a las personas de sus bienes sino de lastimarlas y hasta matarlas, advirte la diputada por el distrito Morelia Sureste.

Sin embargo, la legisladora del Partido Acción Nacional señala que en materia de seguridad las autoridades son como los alcohólicos, no reconocen la realidad, no aceptan que tienen un problema y por lo tanto no lo podrán resolver.

-El distrito17 es el de mayores contrastes de la capital michoacana, está ahí la Morelia moderna y la Morelia rural ¿quiénes están más seguros, los ricos del pueblo o los campesinos?

El reclamo de la gente es que día a día se está incrementando la inseguridad y la violencia porque estoy viendo que ahora los asaltos y robos ya no son nada más para despojarte de tus bienes, se utilizan armas y no solo para amenazarte y que no te resistas sino para lastimarte porque aun cuando no te opongas o hasta cooperes de disparan y ya no es solo en la noche sino a las 12 del días.

Nos ha tocado presenciar balaceras y nos está tocando ver ese cambio en el actuar colectivo. Yo lo he comentado con el comisionado de seguridad del municipio, Bernardo León Olea, pero se empeñan en tapar la realidad, se empeñan en decir que la seguridad está mejorando cuando en realidad estamos viendo que va hacia atrás, creo que las autoridades son como los alcohólicos no aceptan la realidad, no aceptan que tienen un problema y entonces nunca lo van a resolver.

-¿Diría que la injusticia social, este contraste de las morelias de tu distrito, está haciendo más violenta a la delincuencia?

No sé si sea eso; yo he preguntado al Comisionado que si era gente de otros lados o es gente de aquí pero que está muy enojada contra la misma sociedad porque a mí se me hacía raro ese modo de actuar ya tan violento, pero evadió el tema, lo minimizó. Yo creo que es una combinación de diversos factores, pero básicamente es la falta de Justicia social.

-¿Es un problema de percepción de los responsables de la seguridad?

Yo recuerdo que cuando el Gobernador del estado rindió protesta una de sus principales consignas fue que en un año mejoraría la seguridad de la ciudad de Morelia y sigo esperando a que se cumpla ese dicho, lo que veo es que no hay una estrategia de seguridad y las cosas no van a cambiar si no se genera inversión porque finalmente se nos está disparando la inseguridad porque no hay empleo y la gente necesita comer, la gente necesita llevar un pan a sus hijos que se están muriendo de hambre, literal, porque el gobierno no es capaz de generar empleo en el municipio y en el estado y ese es uno de los compromisos del alcalde, hasta prometió que iba a abrir otro parque industrial, cuando el primero está completamente abandonado. Si vas a Ciudad Industrial es para que te roben y te quiten hasta el último centavo que tengas, está en completo abandono.

-¿Además de generar empleo habría que reorientar los programas sociales porque son miles de millones los que se destinan para contrarrestar el hambre y la pobreza no se notan?

Más que programas sociales tiene que haber una educación diferente que permita a la gente olvidarse de las dádivas de papá gobierno porque eso no les soluciona la vida, pero están tan acostumbrados que tampoco quieren involucrarse en proyectos productivos. Incluso hay beneficiarios de programas que dejan de trabajar y se limitan a vivir con el dinero de las becas para los niños.

-Y también hay que cambiarle el chip a las autoridades porque para los ciudadanos es desesperante que siempre te digan que no es cierto lo que vives que es solo percepción.

Lo que hay que hacer es elegir bien a nuestros gobernantes en próximas elecciones, no dejarnos llevar por la despensa o los mil pesos que te puedan dar los candidatos o sus partidos. Nos faltan gobiernos maduros que acepten la realidad y que los funcionarios no se encierren en esa burbujita de no pasa nada porque la realidad de un funcionario que tienen seis o siete guaruras para que los cuiden es muy diferente a la de los ciudadanos; ellos viven en una realidad alterna. Los Michoacanos lo estamos sintiendo todos los días, vivimos con el miedo de salir a las calles porque pensamos: ahora me va a tocar a mí.

-¿Qué hay que hacer en lo inmediato?

Desafortunadamente el ayuntamiento de Morelia tiene 400 policías únicamente para más de un millón de habitantes, eso lo dice todo.

-Y además no hay coordinación.

No la hay y si a eso le sumas que los elementos policíacos están para quitar placas o para detener a automovilista e infraccionarlos, si les quitan las mochilas a quienes reúnen a consumir drogas o embriagarse, pero los dejan ahí, o detienen a personas por su forma de vestir, violentando sus derechos y a los verdaderos maleantes no les hacen nada pues no vas a lograr nada. Lo que estamos pidiendo desde que inició la legislatura es una coordinación real del Ejecutivo estatal con el municipio.

-¿Percibe algún cambio en su distrito luego del diferendo entre el Gobernador y al Presidente Municipal y el acuerdo al que llegaron?

Aparentemente ya hay coordinación pero en la realidad yo sigo viendo lo mismos conflictos, seguimos padeciendo lo mismo, ni más ni menos.