Rebeca Hernández Marín/La Balanza
Morelia, Mich., 28 de julio de 2017.- La Ley de Seguridad Interior deberá establecer el respeto irrestricto a los derechos humanos, fijar un plazo fatal para que las fuerzas armadas regresen a los cuarteles y un protocolo del uso de la fuerza pública, afirmó el presidente de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional del Congreso de la Unión, Waldo Fernández González.
Además, la Comisión que el legislador preside deberá definir cuándo deben intervenir las fuerzas armadas y que el Poder Judicial decrete la constitucionalidad del acto o no, y poder proteger con eso al ciudadano, a las fuerzas armadas y, sobre todo, al país.
También deberá estar homologada con el sistema de justicia penal acusatorio y obligar a los gobernantes a que formen policías y si no que sean sancionados, afirmó en entrevista con La Balanza quien está a favor de esa ley aunque no necesariamente con las iniciativas presentadas.
El diputado federal que se dice independiente pero que forma parte de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión dijo estar a favor de que se dote a las fuerzas armadas de una ley de seguridad interior y a partir del dictamen que se elabore asumir una posición.
“Me parece que de entrada decir no a reglamentar la intervención de las fuerzas armadas es un peligro porque donde no hay ley hay vacíos y donde hay vacíos hay abusos; si hubiera una ley quedaría muy claro cuándo deben intervenir, cómo deben intervenir y sobre todo que no se le de uso político a los militares porque no hay un criterio para mandar a las fuerzas armadas a Michoacán o al Estado de México”.
Ante el llamado que hizo el presidente Enrique Peña Nieto hace dos días para que se legisle en la materia, Fernández González dijo coincidir con la visión presidencial de reglamentar el uso de las fuerzas armadas, primero en beneficio del ciudadano y segundo en beneficio de los militares.
“Tienen un desgaste, llevan casi 11 años en la calle y ellos no levantaron la mano, los mandaron a un tema que se necesitaba; se lo debemos al país, necesitamos construir una ley que tenga las visiones de la izquierda, del centro y de la derecha”.
El legislador explicó que a diferencia de la bancada perredista que está en contra de esa ley, él está a favor porque en su estado natal, Nuevo León, no hubiera salido de la dinámica en la que estaba si no hubieran participado la sociedad civil, el gobierno y las fuerzas armadas.
“Mi realidad local me dice que no había manera porque teníamos las fuerzas policiacas infiltradas, las carreteras tomadas por la delincuencia organizada, no teníamos policía y no teníamos manera de confrontar el pod2.er de la delincuencia organizada.
“Yo participe desde la sociedad civil atendiendo víctimas de secuestro y extorsión y las historias de las personas que fueron vejadas por la delincuencia organizada son de verdadero terror, entonces yo tengo que ser responsable en esta parte de reconocer a las fuerzas armadas y sobre todo para rescatar Nuevo León”, indicó Fernández González.