Rebeca Hernández Marín/La Balanza

Morelia, Mich., 7 de agosto de 2017.- México requiere una buena ley de seguridad nacional, no lo que ha estado discutiendo en el Senado de la República, porque los municipios y los estados del país no pueden contra el crimen organizado, afirmó el Presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, Jorge Ramos Hernández.

“Cuando los grupos criminales controlan los cuerpos policiacos y a los presidentes municipales, como ocurrió aquí mismo en Michoacán, cuando controlan a la autoridad, cuando asumen funciones que de facto que le tocan a la autoridad, que cobran piso, rentas, actividades comerciales, cuando asumen tareas de gobierno, es un asunto de seguridad interior no de seguridad pública”.

En entrevista con La Balanza señaló que por eso es necesario que las fuerzas armadas tengan un marco jurídico muy claro, para que intervengan y protejan las instituciones del país, lo que implica que el Presidente de la República disponga de las fuerzas armadas únicamente bajo supuestos jurídicos muy claros y no solamente porque un gobernador ya no puede y le llama.

Esos supuestos conforman un catálogo muy amplio, pero uno de ellos sería que estén infiltrados los cuerpos policiacos por delincuentes y que sean éstos los que operen un gobierno municipal o una corporación de un municipio como ocurre en varios estados del país o cuando el gobierno esté rebasado por la capacidad de fuego que tienen los criminales respecto del armamento que tienen las policías civiles.

“Pero si no está bien regulada la intervención de los militares, los militares entran a medio vuelo porque tienen la preocupación de que el marco jurídico está muy frágil entonces no nos están protegiendo con la plenitud que ellos quieren y que nosotros esperamos, porque legalmente tienen luego repercusiones en sus personas muy grandes”.

“Se está abusando de las fuerzas armadas porque no están diseñadas para atender la seguridad pública, ellos están adiestrados para aniquilar al enemigo, y en la seguridad pública no hay enemigos, hay ciudadanos, hay infractores de la ley, pero si hay enemigos cuando se toma el control de las instituciones de gobierno”, indicó el también integrante de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional del Congreso de la Unión.