Rebeca Hernández

Morelia, Mich., 1 de mayo de 2017.- Entre los trabajadores hay grupos privilegiados como son los sindicatos que han reducido la lucha a su gremio y ya no se movilizan como clase, dejando en el abandono a los trabajadores independientes que enfrentan la disyuntiva de tener empleo o defender sus derechos porque si lo hacen los corren y si demandan sufrirán el desempleo.

Es por eso que hay una desvalorización del propio trabajador frente a los patrones que ignoran una ley laboral que no ha sido posible aplicar, afirma Eloisa Berber Zermeño, empresaria, militante del Partido Revolucionario Institucional, diputada por el distrito de Lázaro Cárdenas e integrante de la comisión de Trabajo y Previsión Social de la 73 legislatura del Congreso del Estado.

– ¿Cómo se ve a la clase obrera, a los trabajadores, desde el Congreso?

A la clase trabajadora la podemos clasificar la de muchas formas; los que forman parte de un sindicato y los que simplemente son trabajadores y hay mucha diferencia, hay clases privilegiadas y otras que no.

-¿Si hablamos del trabajador común, del que vende su fuerza de trabajo para subsistir, no de las castas privilegiadas?

Obviamente ha tenido un detrimento, hay un retroceso su economía con todos los cambios que hay del aumento a la gasolina. Muchos dicen que no les afecta porque no tienen auto, pero por supuesto que les afecta: aumenta el precio de las tortillas, el gas todo aumenta en cascada. Nosotros que atendemos a la gente lo vemos, gente que no puede ni siquiera comprar unas láminas, que no tiene piso firme y todo eso va en detrimento de su economía porque su salario quedé estático y la economía está variando su precio cada día.

-La reforma laboral fue la primera gran reforma estructural para estimular la formalidad y facilitar que más jóvenes y mujeres puedan desarrollarse profesionalmente, pero no hay resultados, al contrario, son muchos los conflictos ocasionados.

Yo creo que todavía hace falta mucho camino por recorrer. En algunos lugares incluso la costumbre impide que cambien las cosas, las trabajadoras domésticas, por ejemplo, no tienen garantía alguna, el 99% de ellas no están aseguradas, no tienen un día libre ni ahorro para el retiro, en fin, todas estas cosas, es un camino largo que recorrer.

Y es una lucha encontrada porque hay gente que si quieren apoyar a los trabajadores, pero a veces los mismos sindicatos establecidos no lo permiten porque sería moverles sus estructuras y tendríamos que hacer un cambio muy general para entrar a la globalización real como en Estados Unidos que se paga por hora por ejemplo, no un jornal como aquí y parece que en esas ocho horas eres dueño absoluto de la persona y no es así.

-En la reforma laboral se estableció esa flexibilidad del pago por hora, pero no se ha logrado aterrizar.

No, no se ha logrado aterrizar, hay muchos cambios que todavía se tienen que hacer y uno de los que podrían ser beneficiosos es que ya hay contratos por obra, por ejemplo, eso es bueno a la larga, pero estamos avanzando muy lentamente.

-¿Diría que los sindicatos se están haciendo el hara kiri, al ser clasistas y oponerse al avance de todos los trabajadores o qué hace falta para el bienestar de los trabajadores, los generadores de la riqueza?

No, pero son parte de; simplemente hay que entrarle es como todo. Necesitas decir hay que hacerlo y entrarle pero con toda la decisión. Lo mismo pasa con la reforma educativa, ya existe pero no se puede aplicar.

-Las leyes no son aplicables, en el caso de las laborales, los patrones las ignoran y no pasa nada.

Pero ya existen, hace muchos años los patrones están obligados a inscribir a sus trabajadores al Seguro Social, al Infonavit, pero, pues ahora sí que detrás de un infractor tiene que haber un vigía, así es.

-¿Nos faltan inspectores para que se apliquen las leyes?

No se necesitan más inspectores sino más gente consciente de que es un deber y lo tienes que hacer, pero aparte que el trabajador también se dé su valor y que diga: si en esta empresa no me tratan bien yo no tengo porque trabajar en ella, pero hay tanta escasez de trabajo y tanta necesidad del trabajo que dice, lo que sea.

-Pero si defiendes tus derechos te corren y quieres demandar a tu patrón no hay muchos abogados que te quieran acompañar, les tienen miedo.

Así es, pese a la necesidad de trabajar, una vez que el trabajador se atreve a demandar puede ser que otra empresa diga no esté es de los que demanda mejor no lo contrató y te cierran las puertas.

-Cómo rompemos ese círculo vicioso?

Tendríamos que hacer campañas de concientización, decirle a la gente a ver, tu obligación es tener a tus trabajadores asegurados, hazlo; oye, pero que en el seguro no atienden; okey, pero es tu obligación, hazlo, que el trabajador decida si va o no, pero tú tienes la obligación.

-¿Y qué hacemos con la comisión de salarios mínimos para que cumpla con la ley, con el mandato constitucional?

Pues ahora sí que necesitamos una comisión para corregir a la comisión –ja, ja, ja- sí, es verdad, yo estoy de acuerdo; la ley, la Constitución, dicen lo que el salario debe garantizar, pero 80 pesos no te garantiza la comida ni tuya, menos alimentar a una familia, vivienda o salud, no te garantiza nada.

-Lo peor es que hay quienes ganan un salario mínimo ¿qué pueden hacer los legisladores?

Pues aquí en el estado nada, lo que podemos hacer es exhortar a las autoridades, etcétera, los que tienen que hacerlo son los diputados federales, ellos tienen que vigilar poner más candados para que este círculo se cierre y que el salario mínimo llegue un día en que sea un recuerdo o que sea realmente un salario mínimo.

-Pero los diputados federales más bien impulsan leyes que atentan contra los trabajadores como la que está en el senado para reclasificar los accidentes laborales.

Sí, es totalmente contra los trabajadores, pero hay ciertos detalles que hay que tomar en cuenta porque yo he sido patrón y yo sé que hay cosas en las que de repente la autoridad pues no es justa, como el hecho de que, por ejemplo, un trabajador se accidenta en su casa y te lo quieren imputar como accidente de trabajo o que fue en el traslado, pero ciertamente, si fue en el trabajo y tú no garantizaste que hubieran las medidas de seguridad tienes que cargar con eso porque el trabajador depende de su salario para vivir.

-Y sin embargo, no hay protestas, parece que el movimiento obrero esta desactivado, ¿usted cómo la ve?

Es lo que te decía, son los sindicatos los que pueden ejercer las protestas y están cómodos en su nicho y no hace nada por realmente defender al verdadero trabajador.